Mar de Avellanas

NOTA: 6,5

C/ AVELLANAS, 9

VALENCIA

963 925 166

PRECIO MEDIO: 35 euros

CIERRA: Domingo noche y lunes

Existen los restaurantes de moda. Ocurre frecuentemente que tal o cual restaurante vive un éxito que, visto con los ojos de un crítico, resulta un tanto excesivo. No son malas propuestas, por supuesto. El público puede ser voluble, pero no es tonto. Hoy, el restaurante de moda en la ciudad de Valencia es Mar de Avellanas. Se come muy dignamente, por bastante poco dinero, y en un ambiente muy agradable. Tuve que esperar hasta mi quinto intento para conseguir una mesa. Les recomiendo que vayan, no quedarán descontentos. Aunque  yo tardaré en volver. Me da pereza pedir audiencia.

El comedor es sencillo y elegante. Se nota el esfuerzo en crear una atmósfera acogedora. Se está bien, pese a que hay más mesas de las que parecerían recomendables. Lo mismo pasa con la carta, que engaña. Uno ve los platos descritos y cree que comerá lo de siempre. Una cocina de circunstancias sin demasiado mérito ni cariño. Pero luego los platos se suceden y todos mantienen un nivel de calidad muy alto. No hay grandes productos, ni recetas ingeniosas. Es la ejecución cuidada de los platos lo que hace que  resulten destacables. Nada tiene de especial un montadito  de jamón, pero si el pan está exquisitamente tostado y el jamón es tan fino que se templa en la boca, un entrante que podría parecer común se convierte en algo digno y suculento.

Tosta de boletus con jamón

Ensalada de bacalao

Lo mismo pasa con la ensalada de bacalao. Un buen mezclum, un buen bacalao y un toque gracioso con los kikos crujientes. ¿Hace falta más?

Huevo pochado con polenta y trufa

A mediodía no hay carta sino un menú que, por 18 euros, ofrece tres entrantes, un plato principal, postre, bebida y café.  Por eso resulta comprensible que este huevo se acompañe de aceite de trufa y no de trufa, como indicaba en la carta. Tan comprensible como cuestionable. Los sucedáneos son enemigos de la buena cocina y este plato estaría más rico sin  el temible aceite de trufa.

Suquet de merluza

Esto que la casa llama suquet es, en realidad, un magnífico taco de merluza acompañado con una salsa de suquet. Este plato resume las mejores virtudes de la casa: Un buen producto, muy bien tratado, en una receta un punto ingeniosa y dentro de un menú que cuesta bastante poco. Ya lo dijimos en la introducción. El público no es tonto.

Carrillera ibérica con puré de patatas, setas y hortalizas

El cocinero deja la carrillada un punto más entera de lo que es habitual. Y a mí me gusta. De este modo nos encontramos con sabores más limpios que en aquellas otras que han cocido más tiempo del habitual. No resulta tan melosa, ni falta que hace.

Arroz meloso de sepia con alcachofas y langostinos


La gran decepción. Un arroz tan falto de sabor como de personalidad. El grano no ha absorbido el sabor del fondo y en el fondo no se reconocen ni el sabor de la sepia, ni de las alcachofas ni de los langostinos.

Postres de tránsito. El camino obligado hasta el café, pero sin nivel ni interés.

En definitiva, estamos ante un restaurante muy recomendable que ha hecho de la relación calidad-precio su bandera. Su éxito deja en evidencia a otros restaurantes que siguen anclados en facturas de otras épocas. Ellos demuestran que con 18 euros (3.000 pesetas) hay margen para todos. Ojalá cunda el ejemplo.

Participa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: