Más allá del Lambrusco (I parte)

6 Nov

Locanda Mariella

Fragnolo di Calestano (Parma)

Italia

Tel: +39 0525 52102

LUCA BERNASCONI

No es mi función hacer comentarios sobre restaurantes, menos aún en el blog de uno de los mejores críticos gastronómicos del panorama español (acto seguido voy a pedir un aumento de sueldo). No obstante, en mis incursiones vinícolas, voy a destacar establecimientos que tratan con sumo cariño y a veces con devoción el fruto de Baco.

En este restaurante familiar situado en una aldea perdida entre las colinas de Parma (tierra de queso, fiambres y Lambrusco) encontramos este templo del vino regentado por Mariella Gennari (junto con sus padres) y su compañero Guido Cerioni (dueño a la vez de una peculiar tienda de vinos y aparatos hi-fi en la ciudad).

La comida es básicamente tradicional “parmigiana”, con hincapié en los productos de la montaña como las setas y la trufa, pero los feligreses que se embarcan en 45 minutos de viaje desde “Parma City” o incluso desde más lejos son movidos por el culto al vino.

En el sótano del restaurante yace una bodega digna del mejor 3 estrellas y el trato dado al servicio del vino supera la simplificadora clasificación Michelin.

Sin ínfulas ni prosopopeya, Mariella y Guido trasmiten su sabiduría enciclopédica al cliente inquieto, muchas veces descubriéndole joyas de pequeños y geniales productores en su mayoría desconocidos al gran público. Todo condimentado con una política de precios pre-Euro y a prueba de cualquier parida del “Cavaliere”

Este verano, con la excusa de una celebración, he podido disfrutar de una cena “maridaje” protagonizada por botellas mágnum de diferente tipología y procedencia, servidas de dos en dos. Y pongo maridaje entre comillas porque era la comida que acompañaba el vino o por lo menos no estorbaba la comparación entre los dos vinos a catar.

Empezamos con dos “bollicine” (burbujitas): Pierre Gimonet & Fils mágnum 2002 y Drappier Grand Sendrée mágnum 2002.

Fue la comparación entre una bodega familiar ubicada en el pueblo de Cuis, en la Cote de Blancs, propietaria de casi 40 ha de viñedo primer cru en la zona de la mejor chardonnay. Un vino con maravillosa acidez y notas minerales,  que se presta perfectamente a la comparación con el segundo. El Gran Sendrée es elaborado por Drappier una bodega de tamaño medio-grande situada en Urville (Aube), en la parte más meridional del Champagne. Para este champagne se utilizan las uvas pinot noir de un único viñedo mezcladas con chardonnay de la Cote de Blancs. Las uvas tintas y la distinta morfología del suelo producen un vino más amplio en boca, algo menos ácido pero con matices que le permiten aguantar el desafío.

Seguimos con dos botellas de mágnum blancos : Chablis Beauroy 2005 de Agnés et Didier Davissat y Radikon Riserva Ivana 1997.

El desafío franco-itálico: la chardonnay de un viñedo (Beauroy) primer cru cerca del pueblo de Beine. Los Davissat son un matrimonio relativamente joven que se dedica a elaborar vinos al estilo Chablis tradicional, sin utilizar madera y trabajando mucho las lías. En boca desde luego se notaba la untuosidad fruto de la sabiduría del vigneron, al punto que cuesta creer que el vino no haya “tocado” barrica. De la acidez es superfluo hablar porque sabemos que los Chablis son vinos de largo recorrido, pero en este caso el tiempo en botella ha conseguido su benigna influencia.

Radikon es uno de los buques insignia de los blancos italianos. En Friuli, en esa lábil frontera con la ex Yugoslavia que ha costado mucha sangre en los dos conflictos mundiales, en el corazón de la D.O.C. Collio, esta familia junto con un puñado de iluminados logra sacar de una uva difícil como la Ribolla Gialla vinos dignos de compararse con los grandes de Borgoña. Los Radikon (claras las influencias eslavas en el apellido) son precursores en la moda a veces engañosa de los vinos naturales.  Su filosofía es la de sacar año tras año el mejor producto de la viña, sin alquimias pero con método científico. Gracias a la crianza en barricas (aunque usadas), logran conseguir vinos para guarda, con matices infinitos en nariz con notas ajerezadas y con esa linealidad en boca que permite la acidez de la Ribolla.

(Continuará…)

Anuncios

Participa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: