Higos Chumbos

23 Sep

He comido de todo en los restaurantes españoles. En ocasiones productos raros y desconocidos. Incluso he llegado a comer “elementos” que nunca antes estuvieron en un plato. He probado especias extrañísimas y frutas traídas en avión desde las antípodas. Pero nunca he visto un higo chumbo en un restaurante. Por alguna razón esta fruta ha pasado desapercibida a los cocineros que me han alimentado hasta hoy. ¿Será porque es un producto silvestre? No lo creo, también son silvestres (o por lo menos eso me dicen), las setas de primavera o los caracoles serranos. ¿Será porque no existe una red comercial apropiada? Tampoco es necesaria. Todos sabemos que Jose Vicente Pérez de “El Bressol” no necesita de Japofish para conseguir según qué moluscos. ¿Será porque el cliente no los conoce y le da cierta aprensión comérselo? Si por eso fuera no  se venderían ortigas de mar ni espardenyas. Total que no adivino qué fenómeno metafísico me separa de un plato preparado con higos chumbos. Pienso,  reflexiono y llego a la conclusión de que semejante olvido se debe, sólo, a la dificultad de la recolección.  Por eso voy a dar las instrucciones para recolectar de forma segura “figues de pala”:

1.-Espera el momento adecuado. Si vamos a dar este manjar a un neófito y no está en su mejor momento es posible que no le guste. Debemos recolectarlos sólo cuando la piel está roja y empieza a perder grosor. Nunca antes.

2.-Hay que madrugar. Lo siento. Si intentas coger un higo chumo a las 12.00 del mediodía tu mano quedará con más agujeros que un colador. Imprescindible cogerlos al alba, antes de que despunte el Sol.

3.-Utiliza tenazas y guantes. Cálzate un guante de cuero grueso y utiliza unas tenazas de chimenea. Es la forma más segura de separarlos de la planta.

4.-Cubo de hierro. Una vez cosechados, ponlos en un cubo de hierro, nunca de plástico. De lo contrario los pinchos se clavarán en el plástico.

5.-Barrelos en la tierra. Dejálos caer en tierra y con una escoba orgánica vas volteando los higos hasta que pierdan sus espinas.

6.-Un baño en agua. Seguidamente pásalos por un cubo con agua para que desaparezcan los pinchos que hubieran quedado adheridos a la superficie.

7.-Recoge los higos con un colador. Tríncha uno  en el centro con un tenedor. Con la ayuda de un cuchillo corta la base y la tapa. Haz una incisión longitudinal y separa la piel con el cuchillo como si quitaras la etiqueta de una lata de tomate. Y ahí tienes ya el fruto carnoso del higo chumbo.

8.-Si te molestan las pepitas para el plato que estés preparando puedes separarlas con la ayuda de un colador.

Ya no hay excusa para seguir discriminando al higo chumbo.

 

Anuncios

Una respuesta to “Higos Chumbos”

  1. Angela Sabio 23 septiembre, 2011 a 15:44 #

    Mi primera experiencia con los higos chumbos fué todo un trauma, fuimos con el colegio a visitar la fábrica de flanes Dolç en las montañas de Sagunto y me lancé a cojer los higos a mano descubierta. Llegué a mi casa de plorera y con la mano llena de puntxes. Mi madre me sumergió la mano dentro de un vaso lleno de aceite, que decía que era la única forma de deshacerse de las microscópicas púas. Después los he comido sobretodo en Granada, donde las gitanas los venden por el Albahicin pelados y clavados en un pincho, deliciosos.

Participa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: